lunes, 5 de septiembre de 2016

Las ideas como solución de un problema

Cuando se tiene un problema es muy necesario generar una variedad de ideas para solucionarlo. Pero, primero lo primero, hay que especificar muy bien cuál es el problema en cuestión, analizándolo y describiéndolo en detalle. Muchas veces se tiene la certeza de saber exactamente cuál es el problema, por lo que sin más se salta a la búsqueda de una solución, errando el camino. Cito a continuación algunas técnicas para estudiar el problema en profundidad y por qué no mientras se trabaja en ello puede aparecer “mágicamente” la solución, en realidad porque se puso a la mente a trabajar.

Técnica de los 5 interrogantes básicos

• ¿QUE? De qué se trata, características principales, consecuencias o repercusiones, situación global de la que forma parte el problema, que pasaría si no se hace nada, ¿se puede dividir el problema en partes? etc.
• ¿CUANDO? Momento en el que se produjo el problema, cuándo se detectó, se está repitiendo, en qué momentos incide más el problema, etc.
• ¿DONDE? Área donde se detectó, áreas más afectadas, donde debemos buscar la solución, etc.
• ¿QUIEN? Responsable del área del problema, de darle una solución, a quien se debe consultar, se debe buscar asesoría externa, etc.
• ¿COMO? Cómo se detectó el problema, cómo afecta a los resultados, cómo afecta a los procesos, procedimientos y sistemas de trabajo de la empresa, etc.

Técnica de los "Por qué"

Otra técnica es la de los “por qué” en secuencia para encontrar las causas permite diferenciar los síntomas del verdadero problema, es decir, encontrar la raíz real.

Luego de definir exactamente cuál es el problema, y si aún no se encontró una solución, hay que buscar ideas, para ello se sugiere seguir los siguientes pasos:

1. Identificar las partes que integran el producto, servicio o proceso.
2. Hacer una lista de los atributos o características de cada una de esas partes.
3. Utilizando los métodos de observación y las fuentes de ideas, analice cada una de esas partes para determinar la forma en que se podría mejorar cada una de ellas.
4. Con la ideas confeccionar una lista final para evaluarlas.

Estas son algunas de las técnicas con las que trabajo con los clientes y es increíble la cantidad de oportunidades que se generan... aún pensando en problemas que hay que solucionar!!!

¡Todo problema encierra una oportunidad! Lic. Gabriela Dobler

No hay comentarios:

Publicar un comentario