lunes, 5 de septiembre de 2016

Generación de Ideas

Concepto de “idea”

Para poder generar ideas es necesario desarrollar la capacidad creativa. La realidad es que todas las personas son creativas, sólo hay que animarse a desarrollar la habilidad a través de la ejercitación de la mente. Es importante entender que una idea no necesariamente genera o provoca un cambio de paradigma, esto se debe a que los conceptos de invento e idea se parecen tanto que llegan a confundir hasta pensar que significan lo mismo. Según el diccionario de la Real Academia Española:

* Inventar: es hallar o descubrir algo nuevo o no conocido
* Idea: es una ocurrencia inesperada

Un invento entonces sí genera un cambio de paradigma, y además es la materialización de esa “ocurrencia inesperada”. Es decir, que una idea puede generar un invento propiamente dicho, o puede generar la creación de una empresa o modificar la forma de brindar un servicio o modificar un atributo de un producto o crear nuevos productos o modificar la gestión de la empresa o crear un nuevo proceso… y la lista continúa hacia el infinito ya que el poder creador de la mente no tiene límites, si la dejan expandirse...

Nacimiento de una idea

Una idea, en la mayoría de los casos, es la relación de dos ideas ya existentes. Por ejemplo: un supermercado es la unión de tres ideas ya existentes: los almacenes más la exposición directa al público de los mercados más el concepto de autoservicio.

Es decir, que para que nazca una nueva idea hay que interrelacionar ideas ya existentes. Un ejercicio sencillo pero interesante para empezar a desarrollar la habilidad de crear consiste en:

1. Tomar dos objetos totalmente diferentes
2. Buscar relaciones lógicas y obvias
3. Agudizar la mente y buscar relaciones menos obvias
4. En una segunda fase hay que analizar las funciones
5. Buscar interrelaciones.

Por ejemplo:

1. Un plato y una pizzera.
2. Ambos son elementos de cocina, ambos generalmente son redondos, ambos contienen comida, a ambos hay que lavarlos, etc.
3. A los dos se los puede utilizar para apoyar cosas, el plato se puede romper más fácilmente que la pizzera, los platos pueden tener decoración, la pizzera no, etc.
4. Función del plato: recipiente para comidas. Función de la pizzera: para cocinar pizzas y tartas, básicamente.
5. Interrelacionando las ideas pueden surgir nuevas ideas: platos con diseños que sirvan para cocinar al horno y/o en la llama de la cocina: pizzas, tartas, tortillas, etc., en los que no se pegue la comida y sean de fácil lavado.

Para hacerlo aun más complejo se pueden tomar dos ideas y efectuar el mismo proceso.

Las ideas y la empresa

La generación y concreción de ideas permite a las empresas que ya operan en el mercado establecer ventajas competitivas a través de, por ejemplo: un producto o servicio único en el mercado, un servicio más fiable, un precio más bajo, un sistema operativo más eficiente, una campaña publicitaria diferente con más impacto, la fortaleza de una marca, etc. Se piensa a menudo que con tener una idea de negocio para llevarla a cabo es suficiente, este es un error en el que no se debe caer, tener nuevas ideas refrescan y generan muchas veces ventajas competitivas sostenibles.
Según el momento y las necesidades de la empresa se utilizarán diferentes fuentes para captarlas.

* Idea de negocio: son aquellas ideas que, de concretarse, pueden crear una empresa rentable. Una buena forma de comenzar es detectar las ausencias percibidas, es decir, aquello que el mercado no está satisfaciendo, es encontrar la respuesta al “por qué no habrán encontrado algo que sirva para… o que evite… o que facilite…” También encontrando nuevos usos para productos o servicios actuales, esto se logra analizando las funciones, y, de estudiar las incongruencias: “cómo es” frente a lo que “debería ser”. Estos conceptos pueden surgir de la formación académica, del trabajo que se realizaba en relación de dependencia, de los viajes, de la observación del entorno: cultura, costumbres, cambios sociales, de la tecnología. Hay que estar atentos, observar críticamente, cuestionar lo existente. Pero la idea no debe quedar allí, es muy importante generarla, pero es mucho más importante concretarla: una vez generada la idea de negocio hay que estudiar el mercado para corroborar que efectivamente se va a satisfacer una necesidad que el mercado no está satisfaciendo, es decir que existe una oportunidad. A partir de allí se arma el proyecto o plan de negocios que permite seguir estudiando la viabilidad, antes de llevarlo a la práctica para evitar invertir y/o endeudarse en algo que no funcionará.

* Ideas que pueden potenciar una empresa: éstas surgen de acudir a eventos como Rondas de Negocios, desayunos de trabajo, cursos de capacitación, celebraciones, consejos profesionales, trato con colegas (aunque estos ofrezcan el mismo servicio o produzcan lo mismo), la lectura selectiva de revistas y libros nuevos, dialogar con los clientes (que servicio extra se puede ofrecer), con proveedores (pedir siempre presupuestos a otros proveedores para comparar), estudiar y observar los ambientes en los que opera la empresa. No hay que olvidarse que una idea puede generar otras ideas, es por ello que es muy importante no encerrarse en la operatoria diaria, hay que hacer el esfuerzo de salir a buscar, no quedarse enganchado con un proveedor porque hace años que se conocen. Repito, para potenciar a la empresa es necesario salir, no quedarse en la rutina diaria.

*Ideas en la gestión de la empresa: cuando la empresa ya está en marcha, las ideas se necesitan para acompañar el proceso de crecimiento. Éstas pueden provenir de la propia empresa: estudiando estadísticas, leyendo los informes y auditorías, recordando y estudiando objetivamente los éxitos y fracasos, las quejas y reclamos de los clientes. También pueden provenir observando el sector empresarial donde se opera, el mercado, etc.

¡Que generes muchas ideas! Lic. Gabriela Dobler

No hay comentarios:

Publicar un comentario